La gesta por devolver el récord de velocidad terrestre a Gran Bretaña

NICK SMITH DESCUBRE CÓMO TRIUMPH MOTORCYCLES, JUNTO CON GUY MARTIN Y BELSTAFF, VUELVE A LA CARRETERA PARA RECLAMAR EL TAN CODICIADO TÍTULO.

La semana pasada, la empresa fabricante de motocicletas Triumph Motorcycles anunció la nueva tentativa de batir el récord de velocidad absoluta en tierra sobre dos ruedas. Si lo consiguen, devolverán el título a Gran Bretaña por primera vez en más de 40 años.

La icónica marca de motocicletas eligió el Salar de Bonneville (Utah, Estados Unidos) para la nueva tentativa de hacerse con el título. Esta vez contaba con el mítico piloto británico y plusmarquista Guy Martin a los mandos de la motocicleta para superar el récord que actualmente se mantiene en los 605,697 km/h. Las pruebas finales comenzaron en julio y la nueva tentativa estaba programada para la semana pasada.

Martin ya había logrado superar la marca previa de Triumph, establecida en 395,362 km/h, al haber alcanzado una velocidad máxima de 441,282 km/h, por lo que el equipo se sentía confiado a pesar de la envergadura de la gesta a la que se enfrentaban.

La Triumph Infor Rocket Streamliner
La Triumph Infor Rocket Streamliner

La tentativa se llevaría a cabo en la Triumph Rocket Streamliner con el patrocinio de Belstaff y el proveedor privado de tecnología en la nube Infor. «Tenemos una máquina increíble», comentaba el as británico sobre la Streamliner.

Increíble es la palabra correcta. Bajo el chasis monocasco de kevlar se ocultan dos motores Triumph Rocket III que producen una potencia combinada de 1000 CV a 9000 rpm. Dicho de otro modo, es rápida. Muy rápida. Esta máquina de los sueños, que funciona con metanol, competirá en la categoría «Division C» de motocicletas aerodinámicas.

ICuando se trata de fabricar la moto más rápida del mundo, Triumph tiene un legado brillante. La compañía británica logró ostentar la mejor marca de velocidad sobre tierra entre 1955 y 1970, con una breve interrupción de tan solo 33 días en todo el periodo. Esta época de reinado fue el resultado del empeño de un grupo de «hot rodders» de Texas por demostrar que los británicos eran capaces de fabricar motos más rápidas que sus homólogos alemanes. Se cuenta que todo comenzó una tarde de 1954 en la tienda Triumph que Pete Dalio tenía en Dallas, tras una conversación que mantuvieron el propio Dalio, el mecánico Jack Wilson y el ingeniero y piloto Stormy Mangham sobre el nuevo récord de 289,682 km/h que había establecido Wilhelm Herz.

Guy Martin
Guy Martin

Poco se imaginaban entonces que aquella conversación cambiaría el rumbo de la historia del motociclismo. Durante aquella época dorada de las Triumph, las Streamliner que batieron récords fueron la Devil's Arrow, la Texas Cee-gar, la Dudek Streamliner y la Gyronaut X1. Sin embargo, la soberanía de Triumph no duraría para siempre, ya que desde principios de los años 70, Bonneville ha visto a otros equipos competidores batir el récord en más de 10 ocasiones, incluidas las marcas Yamaha y Harley-Davidson.

La chaqueta Streamliner
La chaqueta Streamliner

Belstaff presentó su Streamliner 400, una chaqueta de protección de edición limitada de la colección Pure Motorcycle, para celebrar el récord de velocidad en tierra. Llamada así en honor al bólido, las millas por hora que se debía rebasar y el número de chaquetas que se confeccionarían, la Streamliner es, sin duda, el sueño de todo coleccionista.

Desafortunadamente, la meteorología tenía otros planes y convirtió la pista en un terreno peligroso para Martin y la Streamliner. Mientras el piloto trataba de alcanzar los 482,803 km/h en la vuelta de prueba, requisito indispensable para llevar a cabo la tentativa de récord, la Streamliner perdió tracción de repente en una sección húmeda de la superficie salada. Esto significó un grave contratiempo. Por suerte, Guy salió totalmente indemne del accidente, si bien la moto de 1000 caballos de potencia necesitaría una revisión a fondo antes de poder programar nuevos intentos.

«Sentí mucho escuchar todos los problemas que estaba teniendo el equipo con la Triumph Infor Rocket Streamliner», comentó Richard Noble (Oficial de la Orden del Imperio Británico) acerca de la tentativa. Noble ya ha saboreado el éxito del récord de velocidad en tierra, aunque sobre cuatro ruedas, en 1983 y 1997. «Estos proyectos son tremendamente complicados de ejecutar y siempre llevan mucho más tiempo del esperado. Ya por 1983, necesitamos tres intentos para batir el récord mundial y, en 1997, otros tres para lograr romper la barrera del sonido».

«Siempre me acuerdo de algo que Gary Gabelich, que estableció el récord de velocidad en tierra, me dijo en 1982: "Solo tienes que levantarte, aprender de los errores, regresar al año siguiente y conseguirlo". ¡Buena suerte al equipo! ¡A por los 643,738 km/h en 2017!».

Puede que Triumph no haya logrado batir el récord esta vez, pero por su actitud férrea, sin duda alguna los volveremos a ver en Bonneville para reclamar su corona de una vez por todas. «Tenemos un objetivo. Pero llegará; sin duda, llegará», afirmaba Martin con su característico espíritu de superación intacto.

NICK SMITH ES EDITOR JEFE DE LA REVISTA «ENGINEERING & TECHNOLOGY» Y MIEMBRO DE LA ROYAL GEOGRAPHICAL SOCIETY

Galería de imágenes

Descubre la campaña

Compartir