Cuidado de tu chaqueta de cuero 

Simon de Burton te muestra cómo cuidar como es debido de una chaqueta de cuero, tanto si es nueva como si tiene historia.

El Rally París-Dakar

Cargada de historia, de viajes por carretera, de kilómetros recorridos con lluvia y sol. Te abriga cuando hace frío y te ofrece toda la seguridad que necesitas para sentirte protegido. Es la muestra de una vida sobre dos ruedas, la marca de tu estilo y nunca te falla, sin importar lo que le eches encima.

Es tu chaqueta motera de cuero, tu fiel aliada en la sombra. Pero incluso los amigos más duros necesitan que los cuiden de vez en cuando y tu fiel chaqueta de cuero no es ninguna excepción. No solo porque te durará toda la vida si la mimas, sino también porque así envejecerá mucho mejor (con permiso) que quien la lleva.

Rally París-Dakar

Belstaff se enorgullece de usar únicamente el mejor cuero para sus chaquetas de moto, que se enceran a mano para aportarles mayor suavidad, hacerlas flexibles y resistentes al agua, y conseguir que cuando te la pongas por primera vez, parezca como si la llevases de siempre.

Poco puede hacer la naturaleza contra una chaqueta Belstaff; pero, de vez en cuando, cabe recordar que cada minuto que dediques a darle unos mimos a tu chaqueta de cuero, te recompensará por cien en cuanto a su longevidad y utilidad, sin olvidar la pátina única que irá desarrollando con los años y que no tiene precio.

Por lo que, tras un largo y caluroso día en la carretera, pasa un cepillo de cerdas suaves por la chaqueta para eliminar cualquier resto de suciedad. Si has pasado una larga jornada bajo la lluvia, algo habitual en Gran Bretaña, pon tu chaqueta a secar con tiempo en un lugar cálido (que no caliente) para que los aceites naturales que la protegen no se evaporen.

Rally París-Dakar

Para que el cuero se mantenga flexible y no se agriete, limpia la chaqueta con una esponja humedecida en agua fría (debe evitarse el agua caliente) con jabón neutro, suave y sin perfumes para crear esa pátina de antigüedad que solo mejorará con el paso de los años y los kilómetros.

Haz esto de vez en cuando y acabarás con una chaqueta que, más que ser tuya, será parte de ti. Tus amigos sabrán que has llegado al bar nada más ver la chaqueta colgada al entrar. Tus camaradas de carretera la verán de lejos y sabrán que la única persona que puede ir sobre la moto eres tú. Siempre lista para ser tu almohada mientras admiras la belleza del paisaje.

Y si llega el día en el que decides aparcar la moto para siempre, ten por seguro que cualquiera de tus hijos que haya heredado la pasión por las dos ruedas estará más que encantado de heredarla.

Pero antes de legarla, asegúrate de decirles que la cuiden... y que lo haga bien.

Haz clic aquí para consultar las instrucciones sobre cómo cuidar prendas de cuero.

Colección Motorcycle para hombre

Colección Motorcycle para mujer

Compartir