Una historia de aventuras

Descubre el rico legado de Belstaff en la exploración, la aviación y el mundo del motor
así como en las pasarelas internacionales como una de las firmas favoritas entre lo más ganado de la sociedad.

1907

Se celebra la primera edición del campeonato Tourist Trophy de la Isla de Man —conocido como TT—, con 25 pilotos en la primera carrera, de los cuales menos de la mitad completan el circuito. Así comienza un evento que, año tras año, acabará por convertirse en sinónimo de Belstaff.

La ropa fue, sin duda, un problema, como recordaba años más tarde Jack Marshall, el segundo en cruzar la meta: «para evitar que el polvo se levantara, los oficiales echaban una solución ácida sobre la pista que luego se impregnaba en nuestra ropa y en un par de días parecía como si la hubiesen roído las ratas»

1908

Corría el año 1907 cuando se inaugura el famoso circuito peraltado de Brooklands, el primer autódromo construido expresamente, aunque no se empiezan a celebrar carreras de motos hasta 1908, año en el que comienza a permitirse la participación de pilotos femeninos.

La ropa fue, sin duda, un problema, como recordaba años más tarde Jack Marshall, el segundo en cruzar la meta: «para evitar que el polvo se levantara, los oficiales echaban una solución ácida sobre la pista que luego se impregnaba en nuestra ropa y en un par de días parecía como si la hubiesen roído las ratas»

1909

El Scottish Six Days Trial inicia su andadura. Otro evento que se convertirá en parte de la leyenda de Belstaff. Un desafío extenuante, tanto para el hombre como para la máquina, por no mencionar para la ropa.

«Se plantan las semillas de lo que será Belstaff».

El British Motorcycle Racing Club, conocido como «Bemsee» por sus iniciales en inglés, también se funda este año, con sede en el circuito de Brooklands. Además, el empresario Eli Belovitch acierta a abrir una tienda en Middleton (Staffordshire, Inglaterra) con artículos de goma y tejidos reciclados. Se plantan las semillas de lo que será Belstaff.

1914-18

Debido a los millones de hombres viviendo bajo las armas (y lonas) por toda Europa y más allá de sus fronteras, a menudo en pésimas condiciones, la demanda de tejidos impermeables se dispara. La fábrica de Eli Belovitch crece de manera vertiginosa, suministrando capas, tiendas y suelos de campaña para las fuerzas armadas.

Incluso en plena Primera Guerra Mundial, el apetito por las carreras de motos es tal que se celebran dos eventos en el autódromo de Brooklands, incluido el «All Khaki» para soldados el 7 de agosto de 1915.

1920

Las carreras se reanudan de manera oficial en Brooklands al finalizar la Primera Guerra Mundial. Malcolm Campbell, que más tarde se convertirá en fiel seguidor de Belstaff, gana el campeonato de ese año con su Lorraine-Dietrich de 15 litros de 1912, el «Vieux Charles III», uno de los muchos «Blue Birds» que tendrá en su haber.

En el mismo circuito, las carreras de motociclismo de 500 millas (805 km) se hacen populares entre profesionales y aficionados del mundo del motor. Es el comienzo de la era dorada del motociclismo británico.

1922

Se celebra el primer TT en Gales, en la playa de Pendine Sands, con un recorrido de poco más de 11 km de arena en el condado de Carmarthenshire. Durante el siguiente decenio, este rincón se convierte en la pista favorita de muchos motociclistas, incluido el mismísimo Malcolm Campbell, que participa con igual entusiasmo sobre dos y cuatro ruedas. Durante la época dorada que vive Pendine en los años 20 y 30, las carreras atraen a más de 40 000 espectadores.

1924

Eli Belovitch, echando mano de la pericia aprendida en el decurso de la guerra, se asocia con su yerno, Harry Grosberg, y crean la marca Bellstaff (la doble ele en el nombre se mantendrá hasta los años 30). Situada cerca de Stoke-on-Trent, Inglaterra, la empresa se dedica a fabricar prendas impermeables prácticas para hombre y mujer, poniendo especial énfasis en los motoristas.

Grosberg, ansioso por garantizar que la firma despuntase en tecnología, viaja por Asia y Europa en busca de las técnicas y los tejidos más novedosos de la época. Belstaff se convierte en la primera compañía del mundo en utilizar algodón encerado egipcio para producir ropa impermeable y «transpirable» al mismo tiempo.

El 25 de septiembre de 1924, en Pendine Sands, el futuro cliente de la marca Malcolm Campbell bate el récord mundial de velocidad sobre tierra al alcanzar los 235,22 km/h (146,16 mph) en su Sunbeam 350 HP, un coche apodado el «Blue Bird». Será el primero de los nueve récords de velocidad sobre tierra que batirá a nivel mundial.

1926

El explorador, guerrillero y apasionado del motociclismo T. E. Lawrence, cliente de Bellstaff, recibe la «George IV», la quinta de las ocho motos Brough Superior que tendrá.

Sus impresiones al conducirla quedan plasmadas en sus memorias, «The mint», publicadas a título póstumo: «otra curva más y me honra una de las carreteras más rectas y rápidas de Inglaterra. El borboteo del tubo de escape se extiende detrás de mí como una larga cuerda. Pronto mi velocidad la rompe y solo escucho el aullido del viento, que mi cabeza hiende y divide en dos raudales».

1927

El arduo trabajo de Eli y Harry da sus frutos y abren una tienda en Stafford Street de artículos para el gran público, el ejército y la marina. Comienzan a utilizar el logotipo «Bellstaff» en sus prendas «prêt-à-porter» y registran el nombre «The Bellstaff Brand» como marca en 1927.

1929

El piloto de motociclismo Joseph «Joe» Wright, con récord de vueltas en el circuito de Brooklands de 1925 a 1935, se convierte en embajador de Bellstaff y reafirma así la alianza entre la marca y el mundo de la aventura.

En 1930, alcanza los 242,5 km/h (150,7 mph) con su Zenith con motor bicilíndrico JAP por las carreteras irlandesas de Cork, especialmente cerradas, marcando un nuevo récord mundial de velocidad sobre dos ruedas. Los lazos que la marca fragua con personalidades destacadas ayudarán a consolidar su imagen como proveedora de ropa resistente y moderna.

1930

Otra clienta de Belstaff, la aviadora Amy Johnson, alcanza fama mundial cuando se convierte en la primera piloto en volar en solitario desde Inglaterra a Australia. Despega en Croydon el 5 de mayo y aterriza en Darwin el 24 de mayo después de volar 17 700 km.

Las dos aviadoras pioneras Amy Johnson y Amelia Earhart son clientas de altos vuelos de Belstaff.

También este año, Belstaff abre otra fábrica en el número 5 de Caroline Street, Longton (Inglaterra), prueba irrefutable del éxito de un negocio en expansión.

1933

El TT de la Isla de Man, de dos semanas de duración, encabeza ahora el calendario de los apasionados del mundo del motor en Gran Bretaña. Entre los eventos que se celebran durante estas dos semanas está el «Blue Riband», el Senior TT para las motos más potentes. En homenaje al campeonato, Belstaff produce la chaqueta de competición Senior TT, una muestra de su deseo de explorar los límites de la tecnología textil.

La chaqueta está disponible en fustán (tejido grueso de algodón sargado) negro con revestimiento de goma o, en el modelo de lujo, en cachemir impermeable de doble textura. Aparte del vaporoso abrigo Competition, la compañía también manufactura una serie de chaquetas con corte a altura de la cintura para golfistas y senderistas.

1934

Cierra la tienda de artículos para el ejército, la marina y el gran público situada en Stafford Street y Belstaff pasa a venderse en tiendas al por menor por toda Gran Bretaña. Sin embargo, la compañía continúa ofreciendo un servicio personalizado para aquellos que lo requieran, así como tiendas de campaña, equipo de acampada, gafas de protección, guantes, botas, cascos, bolsos y una amplia gama de capas impermeables para ciclistas.

En Brooklands, nace una nueva generación de pilotos femeninos y muchas, como la alegre Doreen Evans, visten Belstaff. Doreen, tras haber competido por primera vez con 17 años en el circuito oval de Brooklands en 1933, se hace con la victoria para el equipo MG Magnette un año más tarde, junto con Irene Schwedler y Margaret Allan. Más tarde competirá en Le Mans y el Rally de Gran Bretaña, y conseguirá su carné de piloto.

1939

Después de 30 años en la industria textil y 15 en Belstaff, Eli Belovitch se retira.

Harry Grosberg y su esposa, junto con la hija de Eli, Esther, se hacen cargo de la compañía. Al igual que ocurrió entre 1914 y 1918, los enfrentamientos inminentes hacen que el Gobierno británico, en aras del esfuerzo bélico, recurra a la pericia y versatilidad de la producción textil de Belstaff.

1940-45

Durante el trascurso de la Segunda Guerra Mundial, Belstaff suministra de todo, desde trajes de piloto hasta paracaídas. Su arraigada destreza en la creación de prendas impermeables y cortavientos la convierte en la elección evidente para fabricar trajes de supervivencia que salvarán la vida de muchos pilotos y marines. Tal es la demanda de las fuerzas armadas que Belstaff contrata a 600 trabajadores más. Mientras tanto, Harry Grosberg se convierte en director de la unidad de Precauciones de Ataques Aéreos.

Belstaff no solo suministra artículos imprescindibles de alta tecnología a las tropas, sino que también viste a la estrella del «music-hall» Gracie Fields, viva imagen del espíritu optimista de la marca, mientras entretiene a los soldados.

Belstaff también viste a la estrella del «music-hall» Gracie Fields, que recorre fábricas, campamentos militares e incluso frentes y ciudades asoladas por la guerra para entretener a las tropas, encarnando el espíritu optimista de la marca.

1948

Si hay una prenda que define a Belstaff, es la chaqueta Trialmaster de algodón encerado, que se presenta este año. Diseñada para resistir los climas más severos y las condiciones más duras del Scottish Six Days Trial, es una prenda cómoda, resistente y cálida que, además, ofrece total libertad de movimiento y gran estilo.

Los cuatro bolsillos y el cuello mao pronto se convertirán en todo un clásico. Como dijo Malcolm Campbell: «la Trialmaster tiene un diseño inconfundible. Tengo una desde hace años, es cómoda, abriga mucho y queda como un guante. Y está cargada de historia. Es un triunfo del diseño británico, además de ser práctica como ninguna otra».

Belstaff entra a formar parte del grupo James Halstead Ltd., una empresa con su propia historia, fabricante de ropa impermeable para actividades al aire libre, pero sigue produciendo en Longton.

1950

En esta época, Belstaff vuelve a fabricar su gama completa de ropa para el hombre y la mujer de a pie, aventureros y deportistas.

Vuelve a dirigirse a su público principal, los motoristas, presentando a «Flash» Rogers, piloto de carreras y de pruebas de la BSA, en los anuncios del traje de PVC de una pieza Black Prince.

Se presenta la chaqueta Black Prince, con cierre de cremallera y botones a presión y cuello envolvente para hacer frente al clima británico más severo. Se fabricarán más de 1,6 millones en los siguientes 40 años.

1951

Belstaff ficha a un nuevo héroe, Sammy Miller, que emprende el Scottish Six Days Trial con tan solo 18 años.

Continuará vistiendo Belstaff durante más de mil carreras y se bautizará una línea de chaquetas en su honor.

1952

El futuro revolucionario marxista Ernesto Guevara, el Che, se embarca en un viaje épico de ocho meses en los que recorrerá 8000 km de selvas, desiertos, montañas y ciudades de Sudamérica, como él mismo plasmará en sus memorias, «Diarios de motocicleta: notas de un viaje por América Latina».

Viaja a lomos de su motocicleta Norton modelo 18, 500 cc, de un solo cilindro de 1939 («la Poderosa») y, como no puede ser de otra forma, con su chaqueta Trialmaster de Belstaff.

1959

Harry Grosberg registra una nueva patente de capas para ciclistas, inspiradas en los diseños que Belstaff había creado para las fuerzas armadas aliadas en la Segunda Guerra Mundial.

En reconocimiento del mercado en expansión de las motos vespa en el Reino Unido, la compañía ahora se posiciona en sus anuncios como «ropa impermeable y cortavientos para motos y vespas».

1960

JOHN LEE
La Trialmaster es el diseño más famoso de Belstaff y se convierte en un referente del mundo del motociclismo, tanto o más que las propias motos. En 1960, el piloto de carreras John Lee compite en el Scottish Six Days Trial con una chaqueta Trialmaster de Belstaff, que incorpora una imagen modificada con el nombre de la marca en los dos bolsillos superiores.

GORDON JACKSON
En esta fotografía emblemática del Scottish Six Days Trial de 1960 puede verse al cuatro veces campeón del trial y admirador de la ropa Belstaff, Gordon Jackson, incurriendo en una falta al tocar el suelo con el pie, el único fallo que tendrá en una vuelta casi perfecta.

1963

Steve McQueen, ataviado con ropa Belstaff, protagoniza «La gran evasión» y realiza el mítico salto en moto por encima de la alambrada (aunque la hazaña la lleva a cabo realmente un amigo de McQueen, su doble Bud Ekins). La escena lo catapulta a la fama. McQueen por esta época es ya todo un apasionado de las motos: a finales de la década de 1950, ya corría por Cuba con colegas motoristas y, en 1964, se une al equipo estadounidense. «Correr es vida», dice McQueen. «Todo lo que ocurre antes o después es solo una espera».

"Correr es vida. Todo lo que ocurre antes o después es solo una espera."

McQueen se convierte en un fan tan grande de Belstaff que se rumorea que renunció a una cita con Ali MacGraw, su compañera de reparto en «La huida», por encerar su chaqueta Trialmaster. «No estoy seguro de si soy un actor que compite o un piloto que actúa», reflexiona.

1969

El logotipo del ave fénix aparece en 1969, originalmente como símbolo de la Trialmaster. El dibujo del fénix que levanta el vuelo representa los orígenes y la continuidad presentes en el mito griego de la criatura que resurge de sus cenizas.

1970

Esta es la década en la que se introducen los tejidos sintéticos. La mítica Belstaff XL500, una de las primeras chaquetas disponibles en otros colores aparte del negro, está confeccionada con un nailon especial conocido como «belflex», que combina durabilidad y funcionalidad de tal forma que, 45 años más tarde, sigue habiendo versiones de la XL500 disponibles.

La chaqueta motera de algodón encerado New Rebel, de corte a la altura de la cintura, se presenta como alternativa al cuero y está pensada para «pilotos jóvenes que no quieren renunciar al estilo e insisten en dar buena imagen sin por ello mojarse», como anunciaba en su momento la campaña publicitaria.

1972

Belstaff crea una gama de abrigos y chaquetas en colaboración con Jackie Stewart, uno de los mejores pilotos de carreras de todos los tiempos, con 27 victorias en el Gran Premio en su haber y tres veces ganador del campeonato mundial durante los años 60 y 70. La gama incluye la colorida chaqueta Monaco, la Grand Prix, la Pit Stop y la Formula One.

La empresa también se dirige a otras disciplinas deportivas como la pesca con caña, el tiro, el ciclismo y la navegación; es decir, cualquier actividad en la que pueda demostrar la capacidad de sus prendas para proteger contra las inclemencias del tiempo.

1976

La superestrella del alpinismo Chris Bonington firma un contrato de dos años con la marca. Al año siguiente, ataviado con equipamiento de Belstaff, asciende por primera vez al Baintha Brakk, o el Ogro, una montaña especialmente escarpada y complicada de 7285 m de altura en la cordillera del Karakórum, en Pakistán.

Belstaff patrocina la Scottish Six Days Trial, una de las carreras de larga distancia más duras del mundo, y viste a muchos de los pilotos más prominentes del momento, incluido el equipo de Sammy Miller.

1981

Belstaff crea la chaqueta Roadmaster como una continuación de la Trialmaster. Belstaff sigue explorando nuevas formas de enfocar el logotipo en sus diseños y añade un parche en el bolsillo derecho superior y el ave fénix en la manga izquierda.

1991

Debido a la mala racha de la industria textil británica, la vieja fábrica de Longton cierra sus puertas y la producción se traslada a Wellingborough, en el condado de Northamptonshire.

Belstaff comienza un lento pero firme renacer en los noventa, retomando su posición poco a poco en su mercado clave, los motoristas y deportistas.

2004

La serie televisiva «Spooks» (conocida en los Estados Unidos como MI-5 y en España como «Doble Identidad») comienza su segunda temporada con el hombre de acción Adam Carter, interpretado por Rupert Penry-Jones, vestido de Belstaff. «Me encanta Belstaff. Durante el rodaje surgieron algunos problemas porque la chaqueta lleva un logotipo en la manga y se supone que no se pueden mostrar nombres de marca en la BBC, pero es que es una parte fundamental de las chaquetas. Después de dejar la serie, me compré una».

También en televisión, Ewan McGregor y Charley Boorman recorren 30 396 km de Londres a Nueva York, a través de Europa Central y Occidental, Ucrania, Rusia, Kazajistán, Mongolia, Siberia y Canadá para el documental «Long Way Round» («El mundo en moto con Ewan McGregor»). Los dos llevan una resistente chaqueta Belstaff de la colección Pure Motorcycle.

2006

Kate Moss participa en campañas publicitarias de Belstaff.

2007

Will Smith aparece en pantalla y en el cartel del éxito de taquilla «Soy leyenda» con una versión a medida de la Trialmaster de Belstaff, que inspiró una codiciada chaqueta de edición limitada.

Por esta época, la marca aparece en otros éxitos cinematográficos, incluidos «Promesas del Este», protagonizada por una Naomi Watts motorista, «El curioso caso de Benjamin Button», con un Brad Pitt vestido de Belstaff sobre dos ruedas, y «Misión: Imposible III», protagonizada por Tom Cruise.

En la televisión, Ewan McGregor y Charley Boorman vuelven a subirse a las motos en «Long way down», recorriendo 18 países, desde John o' Groats en Escocia hasta Ciudad del Cabo en Sudáfrica, con el resistente kit Belstaff como de costumbre.

2008

Una campaña publicitaria en blanco y negro filmada por Steven Meisel, con modelos de la talla de Lara Stone y Reid Prebenda, captura de forma sorprendente la estética multifacética y de género transversal de Belstaff, que va del Road Racer y Café Racer a la alta costura y «lowriders».

2012

Belstaff presenta su primera colección otoño-invierno para hombre y mujer en la Semana de la Moda de Londres en febrero de 2012. La marca realiza grandes cambios en su plataforma digital y lanza Belstaff.com a nivel mundial, a la vez que amplía su difusión en redes sociales. Esta evolución marca un nuevo y emocionante rumbo para la marca Belstaff.

2012

En el verano de 2012, Belstaff ficha al apasionado del mundo del motociclismo Ewan McGregor para su nueva campaña publicitaria de otoño. McGregor aparece en varios anuncios montando en moto y llevando diseños nuevos de Belstaff. Muy acertadamente, la sesión de fotos de estos anuncios se lleva a cabo en la finca del Reino Unido donde se celebra la carrera automovilística del Goodwood Festival of Speed.

2013

Belstaff continúa con su colección de otoño 2013 a medida que perfecciona la elegancia motera. El negro domina la paleta cromática con toques de marrón y azul medianoche. Las siluetas estilizadas y los bolsillos de fuelle se imponen en muchas de estas piezas, que todavía revelan la esencia de la mítica Trialmaster de Belstaff, la chaqueta que lo inició todo. GQ (Estados Unidos).

2013

En septiembre de 2013, la Belstaff House, la tienda insignia mundial de Belstaff, abre sus puertas en la calle New Bond Street, en pleno corazón del histórico barrio de Mayfair de Londres. El edificio histórico, con una superficie de más de 2300 m² repartidos en seis plantas, simboliza el rumbo y el impulso de Belstaff bajo una nueva dirección.  La apertura se celebra durante la Semana de la Moda de Londres, con el cierre de la calle Bond Street para presentar un desfile de motos, y culmina con David Beckham abriendo por primera vez las puertas de la tienda, seguido de una gran fiesta de inauguración con lo más granado de la sociedad.

2014

David Beckham, poseedor de una magnífica colección de chaquetas moteras vintage, participa en la línea cápsula «Beckham for Belstaff», que incluye elegantes chaquetas de cuero y una guerrera de algodón encerado inspirada en los clásicos de Belstaff, además de vaqueros, carteras, bolsos, camisetas entalladas de color neutro y botas moteras desgastadas. Una acertada síntesis del atractivo que tiene Beckham como deportista e icono de la moda sobre hombres y mujeres y los referentes tradicionales de la marca en cuanto a diseño y materiales. El lanzamiento es acompañado por una sesión de fotos de Peter Lindbergh con Beckham y sus colegas en la campiña inglesa, junto a una excelente selección de motos. 

2015

El documental «Greasy hands preachers», una apología de la pasión que genera trabajar con motocicletas, se estrena en todo el mundo después de una exitosa presentación en 2014 en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Producida por Orlando Bloom, con Belstaff como socio de producción.

2015

Belstaff abre una segunda tienda en Londres —la primera en el barrio del East End de la ciudad—, en el viejo mercado de Spitalfields, pensada para un público más joven. El concepto de la tienda es mantener el ambiente de la zona a la vez que se muestran elementos de la boutique insignia Belstaff House en New Bond Street, diseñada por el arquitecto William Sofield. El consejero delegado Gavin Haig comenta en referencia a la apertura: «si nuestra tienda insignia de New Bond Street es una muestra del glamour de Belstaff, esta se centra en nuestro legado motero británico».

La expansión de Belstaff por Asia continúa y llega a China, con la inauguración del primer establecimiento en el tan cacareado casino y hotel Studio City de Macao. También se prepara el lanzamiento en el mercado japonés, con la apertura de las primeras tiendas prevista para la primavera de 2016.

2015

Belstaff produce un cortometraje en colaboración con Legs Media llamado «OUTLAWS». La cinta cuenta con la presencia del embajador de la marca BELSTAFF David Beckham en su primer papel destacado en la gran pantalla, compartiendo protagonismo con Katherine Waterston, Cathy Moriarty y Harvey Keitel.  En este film surrealista, la estrella da vida al «forastero»,  un misterioso vagabundo y motorista acróbata atormentado por los recuerdos de una bella trapecista y perseguido por un director maníaco en busca de venganza.

2016

Belstaff abre sus puertas en Japón con una tienda en los grandes almacenes Matsuzakaya Nagoya, seguida rápidamente por una «pop-up shop» en el establecimiento de moda masculina Isetan de Tokio. De esta expansión, el primer ejecutivo Gavin Haig señala: «los japoneses tienen un gran apetito por las marcas británicas de siempre pero modernas y Belstaff, como encarnación de la velocidad y el estilo británicos desde 1924, no les decepcionará».

2016

Una colaboración entre Belstaff y la actriz Liv Tyler, embajadora de la marca, tiene como resultado el lanzamiento de una colección cápsula de 12 piezas, que incluye chaquetas, abrigos y prendas de cuero, inmortalizadas con gran femineidad. Utilizando el pasado para contar la historia de la mujer moderna de Belstaff, Liv Tyler sigue las huellas de la pionera de la aviación Amelia Earhart en la película de la campaña, «Falling up».

2017

El inicio de una relación permanente entre Belstaff y la marca de culto de ropa de calle japonesa SOPHNET. da como resultado el lanzamiento conjunto de una colección cápsula de edición limitada. Los diseños clásicos de cuatro bolsillos de Belstaff se reinventan en forma de prendas de camuflaje y plumón, de acuerdo con la pasión de Belstaff por la innovación y la aventura, y la vocación de SOPHNET por la cultura callejera.

2017

Belstaff regresa con gusto a sus raíces británicas después de pasar a manos de INEOS. Desde el otoño de 2017, Belstaff es propiedad de INEOS, un fabricante multinacional de productos petroquímicos, especializado en sustancias químicas y derivados del petróleo. INEOS, cuyas ventas rozan los 60 000 millones de dólares, es la empresa privada más grande de Gran Bretaña y ocupa alrededor del puesto 200 en el «ranking» mundial de grandes sociedades. En el momento de la compra, Sir Jim Ratcliffe señaló: «soy el mayor fan de Belstaff. Yo la veo como una marca británica icónica con una rica historia que encaja bien con nuestros planes a medida que crecemos. La compra de Belstaff es coherente con nuestra visión general de abogar por marcas y productos británicos emblemáticos y prestigiosos como primer paso de nuestro proyecto. Tenemos mucho en común con nuestra marca Belstaff. Somos británicos, emprendedores, sinceros, aventureros y, lo que es más importante, tenemos éxito».

2018

Belstaff celebra el 70 aniversario de la emblemática chaqueta Trialmaster. La chaqueta con cuatro bolsillos y cinturón tiene todas las características del modelo clásico. El lanzamiento va acompañado de una serie de eventos para celebrar el incombustible atractivo de una silueta que no pasa de moda.

2018

Belstaff presenta una colección cápsula creada en colaboración con la marca pionera en ingeniería McLaren. Esta línea está inspirada en los pilotos automovilísticos y combina el rendimiento de precisión y el diseño innovador. Con el punto de mira puesto en la elegancia atemporal y la minuciosidad rigurosa, la gama propone creaciones de líneas depuradas y siluetas sencillas, además de acabados funcionales innovadores. «La colección es un consenso de ideas», observa Rob Melville, director del departamento de Diseño de McLaren.