Photo Finish: la historia de Magnum

Algunos de los fotógrafos más emblemáticos del siglo XX y lo que va de este han salido de la mítica agencia Magnum. Nick Smith ahonda en los archivos.

Fue uno de los momentos más importantes en la historia de la fotografía. En 1947, dos años después del final de la Segunda Guerra Mundial, un grupo de fotógrafos se reunió en Nueva York para fundar la primera cooperativa fotográfica creada por y para reporteros gráficos autónomos. Con un ambicioso plan que aunaba libertad artística y de prensa, la agencia Magnum se propuso plasmar el sentimiento de alivio y la devastación de la posguerra, convirtiéndose en un refugio intelectual para los fotógrafos. Uno de sus fundadores, Henri Cartier-Bresson, describió a la agencia Magnum como «una comunidad de pensamiento, una calidad humana compartida, una curiosidad sobre lo que está pasando en el mundo, un respeto hacia lo que ocurre y un deseo de transcribirlo visualmente».

Campo de aviación de Mingaladon, Burma (Birmania), de George Rodger (1942)
Campo de aviación de Mingaladon, Burma (Birmania), de George Rodger (1942)

Muchos de los cofundadores se han convertido en leyendas, siendo el más destacado de ellos el corresponsal gráfico de guerra húngaro Robert Capa quien, como es bien sabido, dijo: «Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es porque no te has acercado bastante». El dinámico líder de Magnum, cuya carrera cubriría cinco grandes conflictos, adoptó un enfoque intransigente en cuanto a la forma de contar las cosas con independencia y sin duda nunca tuvo miedo de acercarse a la acción. Su controvertida imagen «Muerte de un miliciano», tomada durante la Guerra Civil española, está considerada como una de las mejores fotografías de la historia y encarna la filosofía de Magnum de narrar historias inspiradoras a través del poder de la imagen. Es una imagen tan evocadora que, como ocurre con el Guernica de Picasso, tiene el poder de cambiar nuestro modo de ver la historia. La desdibujada imagen de Capa de un soldado estadounidense nadando hacia la orilla de la Playa de Omaha durante el Día D, en 1944, fue tomada bajo una lluvia de proyectiles y explosiones y, décadas más tarde, inspiró las escenas de la película Salvar al soldado Ryan, dirigida por Steven Spielberg.

Hoy en día utilizamos mucho la palabra «emblemático», pero cada uno de los fotógrafos de Magnum lo es de verdad. Quien haya visto alguna vez la fotografía de Marc Riboud en la que se ve a una joven ofreciendo una flor a un grupo de soldados, jamás la olvidará. El fotógrafo recuerda que tuvo la impresión de que «los soldados le tenían más miedo a la chica que ella a las bayonetas». Sacada en Washington durante una calurosa tarde de verano de 1967, esta simple imagen que muestra una actitud desafiante e inocente se convirtió en el símbolo de la oposición a la guerra de Vietnam para la juventud de toda una nación. Literalmente, «flower power».

El Che Guevara
El Che Guevara fotografiado por René Burri (1963)

En Gran Bretaña, el trabajo de David Hurn capturó como nadie la contracultura de los «Swinging Sixties». La espontánea que tomó de los Beatles durante una grabación en los estudios Abbey Road en 1964 es una mirada entre bastidores a las personas más famosas del mundo en la época. Hurn fotografió también a Jane Fonda como Barbarella, a Sean Connery como el agente 007 y a Julie Christie en el metro de Londres.

René Burri quedó cautivado por artistas y revolucionarios. Su fotografía de Picasso con una jaula de pájaros es un retrato poco usual del artista ya anciano, mientras que su primer plano de un joven Che Guevara con su puro apuntando hacia un lado y los ojos mirando hacia otro llevó al fotógrafo suizo al estrellato. Como el mismo Burri dijo: «Una fotografía es un instante. Cuando se pulsa el botón, ya nunca volverá».

La historia de Magnum
Steve McQueen fotografiado por Raymond Depardon (1970)

Icono tras icono. Está el retrato de una Marilyn Monroe sumida en sus pensamientos hecha por Eve Arnold, o la imagen que inmortalizó Thomas Hoepker del campeón de boxeo Muhammad Ali con el torso al descubierto y los ojos bien abiertos con Nueva York de fondo. Está la fotografía captada por Stuart Franklin de un manifestante desarmado frente a una fila de tanques en la Plaza de Tiananmén. Todas ellas llevan la firma Magnum, un nombre que se ha convertido en sinónimo de la excelencia en el periodismo fotográfico. En la actualidad, Magnum se encuentra más activa que nunca, y su archivo es una «biblioteca viviente» que cuenta con más de 600 000 imágenes digitales y un millón de fotografías impresas.

Belstaff se ha asociado con el galardonado fotógrafo de Magnum Paolo Pellegrin para crear nuevos complementos e incorporarlos a la colección otoño-invierno 2016 para el hombre aventurero. Visita belstaff.co.uk para obtener más información.

Nick Smith es periodista, autor de Travels in the World of Books y miembro de la Royal Geographical Society.

Galería de fotos

Comprar la campaña

Compartir